Cómo hacer una carta de presentación

La guía definitiva para escribir tu carta de presentación paso a paso


¿Quieres crear una carta de presentación y no sabes cómo? No te preocupes por nada. Aquí te daremos todas las guías, claves y consejos para que puedas escribir tantas como desees. Con nuestro editor de currículums y de cartas de presentación en línea podrás hacer uso de un sinfín de plantillas aprobadas por expertos en contratación de personal para conseguir el mejor documento posible. Una carta de presentación que, junto con tu currículum vitae, te abra las puertas del trabajo de tus sueños.

Presta mucha atención a los siguientes apartados y aprende cómo hacer una carta de presentación para un trabajo paso a paso, sin tener que pasar horas y horas estrujándote el cerebro. Tranquilo, ¡es muy sencillo!

Que es una carta de presentación

Tanto si vas a cambiar de trabajo como si vas a solicitar tu primer empleo debes tener clara la necesidad de utilizar una carta de presentación antes de postularte como candidato al puesto. Antes de seguir leyendo es posible que te preguntes: ¿qué es una carta de presentación?

Pues bien, una carta de presentación es un documento que debes utilizar para potenciar tu candidatura a una oferta de trabajo. ¿Es obligatoria? La respuesta es no. Así es, la carta de presentación es algo totalmente opcional por lo que no todos los solicitantes la utilizan. Ahí viene la gran ventaja de contar con una: entrar en un grupo más reducido, el de los candidatos que postulan a un trabajo con carta de presentación junto con su currículum vitae.

En ella tienes que mostrar tus habilidades, aptitudes, conocimientos y, en general, todo aquello que te hace merecedor de esa vacante de empleo que tanto deseas. Ten claro que una buena carta de presentación que introduzca tu currículum despertará el interés del reclutador y te ayudará a reforzar los puntos fuertes de tu CV. Si aprendes a escribir una buena carta de presentación, estarás mucho más cerca de tu primer objetivo: conseguir una entrevista de trabajo.

Cómo escribir una carta de presentación

Cuando vayas a escribir tu modelo de carta de presentación has de tener claros algunos aspectos: tu documento debe ser lo más formal y profesional posible y, a su vez, redactado de una forma clara y concisa. No olvides que, como sucede con el currículum, tendrás que adaptar la carta de presentación a cada solicitud de empleo.

El contenido de la carta de presentación ha de explicar por qué cuentas con los requisitos necesarios para obtener la vacante. Para ello, tienes que destacar tus habilidades y conocimientos adquiridos para diferenciarte del resto de candidatos. Recuerda que el objetivo de la carta de presentación es guiar la atención del reclutador hacia esos puntos fuertes.

Muchas veces, los candidatos destacan habilidades y aptitudes similares, por lo que se pierde la originalidad. Para que este no sea tu caso, asegúrate siempre de ser lo más creativo e ingenioso que puedas. No olvides que te estás presentando al profesional de recursos humanos encargado de la contratación de personal, por lo que tienes que “vender” tu perfil profesional, pero también el personal. Para ello, destaca algunos rasgos de tu personalidad que creas que encajan bien con la oferta o con la empresa.

Por último, trata de no extenderte demasiado. No olvides que este documento es una introducción a tu currículum vitae. En pocas palabras si sabes cómo hacer una buena carta de presentación, el reclutador tendrá más ganas de leer tu CV y estará más receptivo a considerarte como un candidato potencial.

Formato de la carta de presentación

La carta de presentación, como cualquier carta, se divide en tres partes principales. Éstas partes, a su vez, cuentan con diferentes subapartados. Sin embargo, todas ellas deberán estar juntas en el documento, sin ser separadas por apartados y formando parte de un único conjunto: la carta de presentación.

Las tres partes principales de la carta de presentación son las siguientes:

    • Introducción: el comienzo de la carta de presentación. Aquí tienes que incluir una breve pero precisa presentación de tu perfil profesional, en pocas palabras se trata del “saludo inicial”. Recuerda que la carta siempre debe estar dirigida a la persona que la va a leer, es decir, a una persona en concreto. Para que así sea, trata siempre de dar con el nombre del responsable del proceso de selección o del departamento de RRHH. No obstante, no siempre es posible dar con el nombre de alguien concreto, en esos casos puedes usar saludos neutros como “estimado/a señor/a” o “estimados señores”. Aquí también deberás incluir tus detalles personales (nombre, apellidos, teléfono, mail).

 

    • Cuerpo: la parte más extensa de la carta de presentación. Aquí tienes la oportunidad de destacar y, en pocas palabras, demostrar a la empresa que eres su mejor opción. En este apartado debes hablar de tus logros, conocimientos, habilidades, experiencia profesional, etc. No olvides que, además de contar a la empresa quién eres y qué has hecho, tienes que decirles cómo vas a aplicar tus conocimientos y que puedes aportarles como trabajador. Básicamente se trata de que dejes claro a quien lea tu carta de presentación que eres capaz de realizar el trabajo y que tus cualidades se adaptan a la perfección a lo que la compañía está buscando. No olvides que en una carta de presentación tienes que “vender” un perfil profesional que te diferencie del resto de candidatos.

 

  • Cierre o despedida: el final de la carta de presentación. Aquí tienes que despedirte de una forma que llame la atención (positivamente) del empleador. Es decir, el cierre es el desenlace de tu presentación, así como tu ofrecimiento como candidato a cubrir esa vacante. Despídete acorde a cómo te has presentado al principio y, por último, no dudes en mostrar tu predisposición a tener una entrevista para que te puedan conocer mejor.

Fallos a evitar en la carta de presentación

Cuando se escribe un currículum, a menudo se cometen muchos errores que se podrían evitar si se siguieran unas pautas básicas. Pues bien, lo mismo sucede cuando se hace una carta de presentación. Por eso, la mejor forma de prevenirte de esto y no tener ningún error en tu carta de presentación es conociendo donde suelen meter la pata la mayoría de los candidatos.

A continuación vas a ver una lista con los fallos más comunes al redactar una carta de presentación y una carta de motivación.

  • Olvidar los datos de contacto. Parece muy simple pero son muchos los candidatos que no incluyen sus datos de contacto en la carta de presentación. Esto es debido los tienen puestos en el currículum. No obstante, aunque sean documentos cumplimentarios, ambos deben contener los detalles personales básicos: nombre, apellido, teléfono de contacto y correo electrónico profesional.
  • Ser muy genérico. Uno de los errores más habituales es hacer una única carta de presentación para todos los puestos que se van a solicitar. Este documento tiene que ser lo más específico posible, adaptándolo siempre a la oferta de trabajo. Haz una carta de presentación distinta para cada solicitud.
  • No destacar los puntos fuertes. Aquí no te puedes limitar a repetir lo que ya has dicho en tu CV. El objetivo principal de la carta de presentación es “venderte” y para ello has de destacar aspectos como las habilidades, conocimientos y experiencias que te convierten en el mejor candidato posible. Eso sí, no te excedas.
  • Cometer faltas de ortografía. Es el equivalente a entregar una carta física arrugada y llena de manchas. Los errores gramaticales y de cohesión generan sensaciones muy negativas en los empleadores, llegando en ocasiones a descartar a los candidatos por los excesos de faltas de ortografía tanto en sus cartas de presentación como en su CV. Por lo tanto, asegúrate de revisar bien lo que has escrito.
  • Escribir la carta con prisas. A pesar de que sea una oferta que acaba de salir y quieras ser el primero en presentar la candidatura, debes tomarte el tiempo necesario para garantizar que haces una buena carta de presentación. Si ya tienes varios modelos hechos, será más sencillo crear una nueva adaptando alguna de las anteriores a la nueva oferta.
  • Excederse con el contenido. Recuerda aquello de: “lo bueno si breve, dos veces bueno”. Una carta de presentación no debería ocupar más de una página. Para que así sea, tienes que tratar de condensar todo lo relevante en un máximo de cinco párrafos. En definitiva: hacer un ejemplo de carta de presentación implica medir bien la extensión y ser conciso con el contenido.